Pruebas diagnósticas para los recién nacidos

Inmediatamente después de nacer, el bebé es sometido a una prueba, el test de Apgar. ¿Quieres saber en qué consiste?

Tras el nacimiento, el bebé es sometido a una prueba llamada el test de Apgar. El doctor Miguel García Alarilla, Vicepresidente del Colegio de Médicos de Madrid, explica que “se valoran de 0 a 2, cinco parámetros clínicos: el tono muscular, respuesta a sonda nasal, coloración de la piel, respiración y frecuencia cardíaca”.
El test de Apgar fue diseñado en 1952 por la doctora Virgina Apgar. Se trata de un exámen muy sencillo, que se realiza entre el primer y el quinto minuto después del nacimiento para determinar la condición física del bebé. Sus resultados determinan el tipo de ayuda que puede necesitar el neonato para establecerse en ámbito extrauterino.


Las puntuaciones de la prueba Apgar

La puntuación de la prueba se valora en una escala de 0 a 10, donde obviamente 10 es la puntuación del bebé más sano. Cualquier valor inferior a cinco, indica que el bebé necesita algún tipo de ayuda médica para adaptarse al nuevo ambiente. En esos casos, el médico puede recomendar tanto un corto periodo de observación en la incubadora, como el ingreso en la planta de Neonatología para investigar el por qué de la dolencia.  Que el bebé obtenga un valor de 10 es muy inusual, en general los recién nacidos suelen perder algún punto en la coloración de la piel, ya que es habitual que nazcan con los pies y las manos un poco azulados.

Podemos decir que un resultado del test de Apgar entre 8 y 10 corresponede a un recién nacido que se encuentra en buenas condiciones físicas, mientras que cualquier valor inferior a 8 puede indicar que el niño necesita algún tipo de ayuda.

Pruebas de diagnóstico precoz

A las 48 del nacimiento, se le realiza al bebé una prueba para detectar enfermedades metabólicas. La prueba es muy sencilla, el doctor García Alarilla nos cuenta que se trata de “la obtención de sangre del talón y pruebas de audiometría”.  A través del análisis de la sangre obtenida, los médicos pueden diagnosticar un total de 29 trastornos metabólicos. Los defectos metabólicos pueden causar problemas físicos, retraso mental e incluso el fallecimiento del bebé. Poner soluciones a tiempo es fundamental: en algunos casos el bebé necesitará un equipo de médicos especializado y en otros, por ejemplo cuando se detecta hipotiroidismo, tan sólo tendremos que tratar al bebé con hormonas orales.

Y en el caso de la prueba de audiometría, ésta puede valorar la capacidad auditiva del bebé, si no fuese adecuada cabría la posibilidad de colocar ayudas auditivas al bebé antes de los seis meses. Actuar con antelación puede evitar ciertos problemas futuros, como el desarrollo del habla y el lenguaje.

Más sobre: