'¿Son normales los tics nerviosos?'

No hay que preocuparse en exceso porque acaban desapareciendo con el paso del tiempo. Son movimientos compulsivos con los que el niño alivia sus tensiones

Muchos niños desarrollan diferentes tics nerviosos durante la infancia, pero no hay que estresarse por ello, ya que muchos de éstos acaban desapareciendo con el paso del tiempo y no tienen mayor importancia. En otros casos, estos tics pueden responder a una sintomatología que te avisa de que existe algún tipo de problema en la salud de tu pequeño; sin embargo, estos casos asociados a los tics son los menos habituales.
Los niños buscan diferentes formas de aliviar sus tensiones cuando hay algo que les causa estrés, y esta es una forma más que tienen de hacerlo.


Diferentes causas

Verónica Minguito Orellano, Logopeda y especialista en atención temprana y psicomotrocidad explica a qué puede deberse esto: “La aparición de tics puede estar provocada por diversas causas, como una llamada de atención del niño, al darse cuenta de que en el momento de hacerlo sus padres les hacen más caso, como manera de autoestimularse o bien asociado a otra patología más grave, como el autismo o la hiperactividad, entre otras”.

Muecas, parpadeos constantes a gran velocidad, crujir de nudillos…Son algunos de los tic nerviosos que generan ansiedad en los padres, ya que sienten que sus pequeños los están haciendo de forma intencionada. En algunos casos, como comentaba la experta, puede ser así, pero no siempre es el caso, algo que se puede percibir muy fácilmente.
Los tics son actos compulsivos que, de la misma manera en la que aparecieron motivados por momentos de estrés del niño, desaparecerán inesperadamente en el momento en el que el pequeño se encuentre más relajado.


No se le debe presionar

Para evitar que los niños se estresen aún más y se sientan acomplejados por este tema, es preferible no tratar el asunto con ellos y esperar un tiempo prudencial para que se les pase.

“Cuando los tics persisten en el tiempo o el número de acciones aumenta, es conveniente acudir a un especialista, como el neurólogo, para descartar problemas de salud del pequeño, ya que en algunos casos es el primer síntoma de alarma que se observa” afirma Verónica Minguito Orellano.
Los padres son los primeros que no deben obsesionarse, y han de tener paciencia y observar si el niño realiza este tipo de acciones en el momento en el que se encuentra nervioso por cualquier motivo o si lo hace en cualquier momento, aunque esté relajado. Éstas son las pistas que tendrán los papás para darse cuenta de si su hijo tiene algún tipo de trastorno más grave.

¿Te has dado cuenta de si tu hijo tiene o ha tenido alguna vez 'tics' nerviosos? Deja tu comentario en nuestros foros

Más sobre: