Relájate para ayudar a tu bebé durante el embarazo

Cuando te quedes embarazada debes procurar encontrarte en buen estado, tanto física como emocionalmente

Encontrarse en perfecto estado, tanto física como emocionalmente, han de ser las principales preocupaciones que deben rondar por tu cabeza en el momento en el que te quedas embarazada. Lo que debes tener en cuenta es que en ningún caso esta nueva realidad debe obsesionarte, ya que es imprescindible que te encuentres relajada, para que tanto tú como tu bebé tengáis un desarrollo gestacional positivo.

“La mamá debe estar en un ambiente relajado y sin estrés; cualquier alteración que sufra no solo repercutirá negativamente en su bienestar, sino en el del pequeño. Esos sobresaltos pueden transferirse al feto y condicionar su futuro; hasta el punto de convertirlo, una vez nacido, como un niño nervioso e impulsivo debido a los problemas prenatales que la madre haya podido padecer” asegura Verónica Minguito Orellano, logopeda y especialista en atención temprana y psicomotricidad.



El estrés de la madre repercute en el feto

Has de tener en cuenta que si te encuentras estresada y ansiosa todas estas sensaciones transmitirán al feto a través de sustancias como la adrenalina, la occitocina… Que circulan por tu torrente sanguíneo y traspasan la barrera placentaria, lo que provoca el incremento inmediato del nivel de actividad de tu hijo y de su ritmo cardíaco.

En ese sentido, Verónica Minguito Orellano recuerda que “la seguridad tanto física como emocional tienen la misma importancia. La mamá debe potenciar su autoestima, además de su seguridad física y emocional, enfrentando los problemas que pudieran surgir de la manera más positiva”.



Técnicas de relajación

Para relajarse y encontrar ese estado perfecto que pueda aunar una situación saludable en el aspecto físico y en el emocional, la experta en atención temprana Verónica Minguito Orellano ofrece algunos consejos que pueden ayudar a la madre a relajarse y encontrarse mucho mejor en el plano emocional, lo que repercutirá en el estado físico, tanto para ella como para el feto que está en proceso de desarrollo:

“La madre puede emplear diferentes técnicas de relajación. Por ejemplo, intentar lograr el máximo estado de relajación durante o 15 o 10 minutos con ayuda de la música; darse un tiempo de relax para pensar en cosas positivas, como pueden ser deseos o planes positivos de futuro: imaginarse cómo será su bebé, su nombre, etc. Otra de las formas para enfocar el pensamiento positivo es a través de la creación de un diario, en él podrán quedar reflejadas las experiencias emocionales de cada día: los recuerdos de su infancia, las cosas que le dan seguridad e inseguridad o incluso plasmar sus sueños”.

 

Y tú, ¿qué haces para evitar caer en el estrés? Pásate por nuestros foros y coméntalo con otros internautas

Más sobre: