No arriesgues la salud de tu bebé y hazte todo tipo de pruebas

Los especialistas aconsejan la realización de pruebas diagnósticas para prevenir posibles problemas tanto a la madre como al niño

Un apartado por el que deberían pasar todos aquellos padres que deseen tener un bebé, tal y como recomiendan la gran mayoría de pediatras, es por la realización de pruebas genéticas. Los doctores recomiendan este tipo de pruebas a varios grupos: descendientes de africanos –por ser portadores del gen de la anemia-; descendientes de la cultura mediterránea o asiática –porque pueden ser portadores del gen que causa la talasemia-; y personas del este de Europa y Canadá –porque pueden ser portadores del gen del Tay-Sachs-.  Si el padre y la madre son portadores de alguno de los genes que provocan estas enfermedades, existe una posibilidad entre cuatro de que el bebé la padezca. 

 

Déjate aconsejar por los expertos

En estos casos, los padres pueden elegir entre asumir el riesgo, no tener hijos o, en el caso de que la madre ya esté embarazada, hacerle una prueba al feto.  Si desgraciadamente el feto está afectado, la pareja tendrá la posibilidad de informarse detalladamente de los desafíos a los que deberá hacer frente y podrá contar para ello con los consejos y las ayudas de médicos, consejeros y grupos de apoyo.


Otros grupos de riesgo

Por otra parte, las pruebas genéticas también son muy recomendables para los siguientes grupos sociales:

  • Personas con un historial médico o famliar de enfermedades como la fibrosis quística, la distrofia muscular de Duchenne, la enfermedad de Huntington, deficiencia mental, y defectos de nacimiento o cardíacos.
  • Parejas que han sufrido varios abortos consecutivos con anterioridad.


Pruebas durante el embarazo

Así como es posible detectar un gran número de riesgos para el feto antes del embarazo, también se pueden localizar muchos problemas antes de que el bebé nazca. Estas pruebas las podemos clasificar en dos tipos: los análisis de sangre y las pruebas de diagnóstico.

Tal y como sostiene el catedrático de Pediatría por la Universidad de Barcelona, Manuel Cruz Hernández, “los análisis se recomiendan a todas las mujeres, mientras que las pruebas de diagnóstico se aconsejan a las mujeres que han dado positivo en la analítica y a las mujeres con otros factores de riesgo, incluyendo aquellas que tengan más de 35 años cuando su hijo nazca, porque tienen más riesgo de tener un hijo con síndrome de Down u otros desórdenes cromosómicos”.

En capítulos posteriores explicaremos en profundidad este tipo de pruebas, esenciales para garantizar la buena salud de quien se convertirá en sólo unos meses en una de las personas más importantes de tu vida, si no la que más.

Más sobre: