10 NOVIEMBRE 2009

Mima sus dientes de leche

Según los expertos, el bebé comienza a desarrollar sus dientes al abandonar la lactancia y empezar a tomar papillas y comidas sólidas, sobre los 4 meses

Ampliar
Cuidar su higiene bucal puede evitar problemas de salud en un futuro. Hay que acostumbrarles desde muy pequeñitos para que aprendan a incorporar este gesto a su rutina de higiene diaria. 

Para comenzar a cuidar los pequeños dientecitos que le vayan saliendo a tu hijo, no es necesario esperar a que cumpla dos o tres añitos. Es necesario que mimes su higiene para evitar problemas de salud que pudieran presentarse con el paso del tiempo.  Establecer una rutina de higiene en la boca, como la que se realiza con el resto de su cuerpo, es muy importante; sobre todo para que conformen crezcan interioricen ese hábito y lo asimilen como algo normal. 

 

Cepillar los dientes desde que comienzan a asomar 

La odontóloga Lourdes García – Payo considera que “los padres deben comenzar la limpieza de los dientes de sus pequeños al menos una vez al día desde el mismo momento en el que exista superficie visible, estableciendo una rutina como con el resto de los cuidados higiénicos diarios”. En ese sentido, conviene remarcar que lo ideal es limpiar los dientes en el momento anterior a meterlos en la cama para que duerman.

En cuanto a la manera de hacerlo, la especialista en cuidados dentales, que actualmente trabaja en la clínica Hight Street Smiles, en Liverpool, nos da una serie de consejos: “Probablemente la manera más sencilla es sentarles en nuestro regazo y, mientras se les sujeta la carita, cepillarles los dientes de forma circular con un cepillo infantil –pequeño y de nailon suave–. El cepillado debe realizarse con pasta infantil que no contenga flúor, para que no exista ningún peligro de intoxicación si traga un poco”.

Eso sí, García Payo tiene claro que esa dependencia inicial en el lavado debe ir dando paso a una mayor autonomía del niño en el cuidado de su salud bucal: “Tan pronto como el pequeño comience a interesarse por este proceso, lo ideal es dejarles intentarlo por ellos mismos. Es importante supervisar el cepillado hasta que tienen aproximadamente unos 7 años, momento en el que ya poseerán toda la dentición temporal –los dientes de leche– y comenzarán con el recambio”. 

 

Cepillos eléctricos o manuales

Al principio, muchos niños intentarán resistirse a este proceso, por eso es importante que sea desde muy pequeños cuando se les acostumbre a cepillarse los dientes y evitar que esto suponga una auténtica lucha. En cuanto a la manera de hacerlo, la dentista Lourdes García – Payo recomienda que “a partir de los siete años, lo ideal es pasar a los cepillos eléctricos infantiles usando pasta de dientes infantil, asegurándonos así de enseñarles a ir pasándolo lentamente por todas las superficies del diente; de este modo nos aseguraremos de lograr una higiene completa. Si el pequeño no se acostumbra a ello por la vibración, habrá que cepillarle los dientes al menos 2 veces al día con un cepillo manual de cerdas de nailon suave, realizando movimientos circulares y concentrándose en cada diente”.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...

Recomendaciones



Horóscopo