¿Quieres quedarte embarazada?, ¡no te obsesiones!

Muchas veces la ansiedad por querer tener un hijo cuanto antes genera un estrés que puede bloquear la consecución de este objetivo

Cuando se toma la decisión de tener un hijo, se tiende a pensar que al mes siguiente el test de embarazo resultará positivo. Sin embargo, este proceso, dependiendo de las características físicas y genéticas de la pareja, puede tardar algo más de tiempo.

Muchas veces la ansiedad y el deseo de tener un hijo no harán más que entorpecer el proceso de fecundación. “Marcarse este objetivo de manera obsesiva altera el funcionamiento normal del cuerpo de la mujer, generando un estrés que puede bloquear la consecución de dicho objetivo” asegura la psicóloga Susana Martín.

 

No debes obsesionarte

La búsqueda del embarazo ha de ser un proceso lleno de ilusión y no convertirse en todo lo contrario. Si te obcecas con que éste debe producirse de inmediato y comienzas a pensar que tal vez tengas algún problema que esté evitando que se produzca, las consecuencias nunca serán positivas.

Generalmente, suele pasar un período de un año hasta conseguir el primer embarazo, a partir de ese momento, si no se ha conseguido, sería interesante someterse a algún estudio de fertilidad para comprobar que no existe ningún problema físico que esté impidiendo la fecundación.

No puedes estar pensando las veinticuatro horas del día en el embarazo. En ese sentido, Susana Martín advierte que “es importante generar pensamientos alternativos que sustituyan a la reflexión sobre este hecho, que es el que está generando dicha ansiedad”.

 

El estrés provoca cambios hormonales

En muchas ocasiones, cuando las mujeres piensan que ya no van a conseguirlo y se relajan, es justo en ese momento en el que se produce la fecundación.  “Lo más importante es que la mujer sepa mantener relajado su cuerpo, ya que el estrés provoca numerosas alteraciones hormonales, que no harán más que crear una barrera entre el deseo y la meta de convertirte en madre. Si no existe ningún problema físico, la relajación es sin duda la clave que te ayudará a tener en poco tiempo a tu bebé entre los brazos” afirma la psicóloga Susana Martín.

Es habitual que en esta etapa solamente veas por la calle mujeres embarazadas y carritos con niños, no te preocupes, forma parte del estrés que genera el deseo. No debes pensar que eres menos mujer o que todas las demás lo consiguen menos tú. Si no existe ningún problema de fertilidad por tu parte, ni por la de tu pareja, tarde o temprano lograrás el feliz objetivo de convertirte en madre.

¿Crees que el estrés puede influir en el hecho de no poder quedarse embarazada?, ¿conoces algún caso? Opina en nuestro foro

Más sobre

Regístrate para comentar