Asma, tos, alergia... Dile adiós a los ácaros del polvo

Ropa de cama para bebés, aditivos de lavado, aspiradoras súper eficaces... ¿conoces las principales medidas a tomar para evitar los efectos de los ácaros?

null

El temido ácaro del polvo. Un enemigo difícil al que plantar cara, y que, a día de hoy, se considera el principal causante de las alergias respiratorias entre los mayores, y muy especialmente entre los pequeños de la casa. Este pequeño parásito, invisible a menos que lo observemos bajo el microscopio, se encuentra 'cómodo' en ambientes cálidos y húmedos, haciendo del interior de los colchones, mantas o alfombras una de sus 'residencias' más habituales y provocando, entre otras reacciones, toses, dificultades para respirar, dermatitis o asma.

¿La manera de evitarlos? El primer paso, revestir colchones y almohadas con fundas especialmente elaboradas con barreras de protección anti-ácaros, y que permiten a las mamás respirar tranquilas a la hora de mantener a sus bebés alejados de estos molestos 'bichitos'. Firmas especialistas en el bienestar de los peques, como Chicco, o Bubba Blue, en España comercializada por Australian Kids, han centrado sus esfuerzos en desarrollar una línea textil hipoalergénica que proteja a los bebés de estos molestos parásitos que, de no ser controlados de manera adecuada, pueden afectar y disparar las alergias entre los pequeños más propensos a desarrollar este tipo de dolencias. Almohadas de tejidos compactos, que resisten a los mil y un lavados, y cubre colchones y fundas suaves y transpirables son algunos de los productos que podrás encontrar en los catálogos de ambas firmas.

El siguiente paso es cerciorarse de que la habitación de los niños mantiene una temperatura constante, y un nivel de humedad por debajo del cincuenta por ciento, que impida que los ácaros 'conquisten' alfombras, cortinas y muebles tapizados. Para asegurarte el mantenerlos a raya, pasa regularmente una aspiradora de filtros de alta eficiencia y refuerza la protección con el uso de los aditivos antiácaros, que permiten controlar todos los pequeños rincones y tejidos que entran en contacto con el bebé. Basta con añadirlos a la rutina de lavado habitual, y peluches y prendas de vestir quedarán también neutralizados de los alérgenos provocados por el polvo. ¡Misión cumplida!

¿Por qué crees tú que es ahora más frecuente que los niños tengan alguna alergia? Opina en nuestro foro

Más sobre: