¿Sabes ya cómo vas a celebrar Halloween?

Te damos algunas ideas para que celebres la noche más terrorífica del año con los peques de la casa

null

La tradición del 'truco o trato' es una de las muchas importadas de Estados Unidos que, sin embargo, arrasan entre los más pequeños: poder disfrazarse durante una noche de algo realmente terrorífico y acabar el día con los bolsillos llenos de golosinas y hasta algunas monedas es tentador hasta para los más mayores... Por eso, y si no quieres perderte esta divertida celebración, te proponemos algunas ideas para que vuestro próximo 31 de octubre sea... ¡un éxito aterrador!

¡Imaginación al poder!
Para celebrar una fiesta de Halloween en condiciones es necesario disponer de tiempo, una sala amplia donde poder meter a un montón de niños dispuestos a hacer de las suyas, y, sobre todo, mucha, mucha imaginación. Desde el disfraz de los pequeños hasta la forma de las invitaciones, el menú o la decoración, todo es susceptible de adquirir un aspecto terrorífico y sobre todo, muy divertido...

Alíate con ellos
Es una fiesta por y para ellos, así que cuanto más participéis en familia, ¡mucho mejor! Déjales aportar sus ideas y encárgales pequeñas tareas como recortar guirnaldas en forma de murciélago o vaciar calabazas con una cuchara.

Haz tu fiesta eco-friendly
No salvarás al planeta de la deforestación, pero está claro que cada granito de arena cuenta, y, además, te ayudará a ahorrar unos euros en el presupuesto de la fiesta: recicla todo lo que puedas y conviértelo en algo fantasmal. Unas sábanas viejas pueden ser unos logrados fantasmas, mientras que esos cartones antiguos que guardas en el fondo del armario se pueden convertir en siluetas misteriosas que cuelgan de las ventanas, o proyectan todo tipo de sombras al colocarlas frente a una lámpara. Las hojas y ramas secas propias de la estación son otro elemento decorativo de lo más eficaz y cien por cien biodegradable, mientras que esa pila de ropa vieja puede hacer las veces de muñeco decapitado si lo rellenas convenientemente con almohadones o periódicos atrasados.

Un menú de miedo
Si hay un manjar que todos los niños quieren ver en su menú de Halloween eso es.. ¡sangre! Gelatina, zumo, merengue de fresa, piruletas, manzanas de caramelo... ¡todo vale! Eso sí: indispensable armarse con un buen depósito de 'chuches': será lo más demandado de la fiesta. ¿Un truco súper efectivo? Recopila las golosinas con las formas más 'asquerosas' (lombrices, cucarachas, arañas...) y haz de tus platos más dulces algo realmente aterrador. ¿Te has quedado sin ideas? No olvides repasar algunas de nuestras fantasmagóricas recetas de Halloween: repostería de miedo, tacos fantasma, cupcakes de calabaza...

Juegos para morirse
Aunque los niños saben divertirse solos, y más si están disfrazados de brujos, piratas o momias, es importante tener en la recámara algunos juegos extra: las clásicas 'tinieblas' o un taller de maquillaje tenebroso harán las delicias de los peques, que nunca olvidarán este día tan especial.

Un día en familia
Y si lo que te apetece es pasar un día en familia, los parques temáticos ofrecen todo tipo de actividades aterradoras para que el fin de semana sea inolvidable. ¡No te las pierdas!

Más sobre: