Enséñale a mantener sus dientes de leche sanos y fuertes

Te damos sencillas ‘medidas anticaries’ para que enseñes a tus hijos a mantener una correcta salud dental

null

Dicen los estudios en salud bucodental que los niños que mantienen una buena higiene bucal hasta los 13 años tienen más probabilidades de prolongar ese hábito en su vida adulta. Por eso, es importante motivar a los más pequeños con una serie de sencillas rutinas, que puedan incorporar en el día a día de su higiene personal. ¿Quieres conocer este ‘plan anticaries’? Toma nota de estos consejos.

  • A los 2 años, la mayoría de los dientes de leche han hecho su aparición: es el momento de empezar a usar una pasta dentífrica específica para niños, y a familiarizarle con el cepillo de dientes y su uso. A partir de los 5, permítele que sea él mismo quién se cepille los dientes al menos una de las veces al día.
  • Muchos pequeños se resisten a la hora del cepillado: para facilitar el mal trago, siempre se puede recurrir a pequeños trucos, como el uso de pastas dentífricas de sabores (que no ‘piquen’ y contengan flúor en su formulación para proteger de las caries), juegos o cepillarse los dientes en familia frente al espejo.
  • Los dientes de leche son tan importantes o más que la dentadura definitiva: una correcta disposición y unos dientes de leche sanos, que 'guarden el sitio' a los dientes definitivos, nos ahorrarán carísimas ortodoncias durante la adolescencia.
  • El azúcar es uno de los principales responsables de la aparición de caries. Por eso, los niños, quienes hacen todo lo posible por incluir en su dieta el mayor número de golosinas, chocolates o zumos, están más expuestos que los adultos a sufrir las temidas ‘picaduras’, que en la mayoría de casos acaban con ellos sentados en la silla de un dentista, bañados en lágrimas. Para evitarlo: controla la ingesta de dulces, y, sobre todo, debes evitar los más pegajosos, ya que sus azúcares inciden sobre el esmalte durante todo el día.
  • Procura que tus citas con el dentista coincidan con las suyas, para que no tenga que pasar por ese mal trago él solo.
  • Los cepillos de dientes infantiles se adaptan a cada edad y etapa de crecimiento. Evita los eléctricos: los de toda la vida resultan mucho más útiles a la hora de aprender todos los pasos de una correcta higiene bucal. 
  • Aunque el cepillo es la gran estrella de la salud bucodental, existen otros ‘invitados’ que permiten mantener unos dientes sanos, y que el pequeño debe conocer desde una edad temprana: hilo dental, enjuagues bucales y cepillo específico para la lengua son casi tan importantes como el cepillado de rigor… ¡no los olvides!
  • Respecto a la manera en la que deben cepillarse los dientes, es fundamental que aprendan a cepillar las caras de dentro y fuera, sin olvidar los dientes de atrás. Los movimientos: desde la raíz, hacia arriba, con un movimiento circular.

Más sobre

Regístrate para comentar