27 JULIO 2009

Cómo enseñar a los pequeños a comportarse en la mesa

Es fundamental transmitirles desde una edad muy temprana algunas normas básicas de conducta durante las comidas

Ampliar
El buen uso de los cubiertos, la postura adecuada, no levantarse hasta que no se termine de comer... es importante inculcarles desde muy temprano algunas normas básicas de conducta en la mesa. 

En ocasiones se tiende a creer que un niño que pierde la compostura en la mesa cuenta con cierta ‘excusa’ precisamente por el hecho de ser pequeño. Sin embargo, lo cierto es que resulta fundamental enseñarles desde que tienen muy pocos años que existen ciertas normas de conducta en la mesa (del mismo modo que se les transmite en otros órdenes de la vida). Y es que las buenas maneras y los buenos modales durante las comidas también están hechas para los niños y cuanto antes sean adquiridos, mucho mejor. Éstas son algunas cuestiones a tener en cuenta en este sentido:

ANTES DE SENTARSE
Un punto fundamental es la higiene. Deben saber que se tienen que lavar las manos antes de sentarse a la mesa. Es importante que esta buena costumbre salga de ellos mismos, tienen que aprender a hacerlo, y sin protestar, ya que si se produce la 'lucha' entre padres e hijos, será muy incómodo para los demás comensales. Si los niños vienen de jugar en la calle o llevan ropa de deporte, es aconsejable que también se cambien. Si ellos mismos no pueden vestirse, tendrás que ayudarles con tiempo para no llegar tarde al almuerzo. La puntualidad es fundamental también a esas edades.

ANTES DE EMPEZAR A COMER
Cada niño debe tener un sitio asignado y lo tienen que respetar, ya que, si no, el almuerzo se puede convertir en el 'juego de las sillas'. Si no entran en razón, hay que intentar explicarles por qué tienen ese sitio asignado, 'suyo, único y especial'.

Hay que ayudarles y acostumbrarles a que permanezcan erguidos en la silla, ni muy cerca ni muy lejos de la mesa, y que no se levanten hasta que no quede nada en el plato. Es fundamental que desde pequeños sepan esperar, aunque les cueste y estén deseando levantarse de la mesa para jugar. Procura que no balanceen los pies, para evitar esas 'pataditas' al comensal de enfrente, y que permanezcan sentados.

Los brazos tienen que estar colocados sobre la mesa, apoyando los antebrazos a ambos lados del plato. Nada de hacer ruido con la vajilla, la cubertería o los vasos, cosa que suele ser una gran tentación para ellos, sobre todo cuando se reúnen unos cuantos niños en una mesa.

DURANTE LA COMIDA
Si ya tienen la edad suficiente, lo primero que deben hacer al sentarse a la mesa es colocar la servilleta sobre sus rodillas. Utilizarla en el cuello no es de buena educación, ya que para eso están los baberos.

Las manos no se esconden debajo de la mesa y la cabeza no se baja para comer, es el brazo el que, con el cubierto, pone el alimento a la altura de la boca.

Enséñales a comer por sí solos lo más pronto posible. Que sepan el uso de cada cubierto y lo que no se puede hacer con ellos, por ejemplo; el tenedor sirve para comer los alimentos y el cuchillo sirve para cortarlos, ¡nunca para llevárselo a la boca!

Si falta algo en la mesa, serán los primeros en darse cuenta. Acostúmbrales a que siempre lo pidan por favor y que den las gracias.

¿Consideras que es importante que los niños aprendan desde muy pequeños buenos modales en la mesa? Participa en nuestros foros.

- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo