Cuidados durante el embarazo: ¡adiós al estrés!

Partos prematuros, menor peso del bebé... son algunas de las posibilidades cuando un alto nivel de estrés hace aparición.

El embarazo es un tiempo estresante en sí mismo. Al tobogán hormonal se unen las molestias propias de la gestación, una vulnerabilidad emocional descarnada y la inquietud porque todo salga bien. Si a eso unimos las demandas de la vida actual, el cóctel está servido: el estrés se dispara e incluso se hace crónico. Mala idea: un nivel alto de estrés se traduce en una mayor probabilidad de parto prematuro y menor peso del bebé. Pero tampoco se trata de enloquecer por un poco de estrés… Un nivel bajo de estrés es perfectamente normal, pero a la mínima señal de angustia, se imponen medidas para contrarrestarlo.

Hay que evitar caer en formas negativas de combatir el estrés tales como comer comida basura, fumar o aislarse de la gente. Ahora más que nunca, es importante llevar un estilo de vida saludable, con horarios regulados, una actividad física moderada y una alimentación sana. Es vital crear un tiempo para una misma, ¡es una absoluta prioridad! Los masajes son también una forma sentirse mejor, física y psíquicamente, ya que este tipo de actividades liberan endorfinas y serotonina que inducen al bienestar y a la relajación.

Técnicas como la meditación o el yoga (lógicamente, adaptado a embarazadas) contribuyen de forma muy positiva a rebajar los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Una idea tan eficaz como sencilla es, simplemente, aislarse durante cinco minutos e inspirar y espirar lenta, profunda y pausadamente, concentrándose tan sólo en la respiración, ¡un oasis de calma que todos llevamos dentro!

¿Qué técnicas y recomendaciones te parecen interesantes para decir adiós al estrés durante el embarazo? Comparte tus opiniones en nuestro FORO.

Más sobre: