Adiós a los molestos dolores de oído

Recomendaciones para tratar y evitar la otitis

¿Cuántas veces han llegado sus hijos de la playa o de la piscina con un intenso dolor de oídos? Esta afección, tan común durante el verano, se debe a una inflamación de las estructuras anatómicas del oído externo y se llama otitis.

El origen de la misma se encuentra en la infección de un folículo piloso que puede extenderse a través de la piel e invadir todo el conducto auditivo. Además del dolor agudo, la otitis provoca también vómitos, sensación de vértigo y fiebre.

Para tratar esta infección es necesario acudir al médico, que generalmente recomendará el uso de medicamentos antiálgicos y antiinflamatorios por vía oral. En algunos casos, también se recurrirá a las gotas óticas.

De todas maneras, la mejor forma de luchar contra esta enfermedad es evitándola. Por ello, los ‘peques’ no deben bañarse en aguas contaminadas o piscinas que no tengan depuradora.

Además, hay que tener mucho cuidado con los objetos que se introducen en el conducto auditivo de los niños para su limpieza, ya que en ocasiones pueden ser cortantes o punzantes. Se debe prestar igualmente atención a los tapones para el baño para asegurarnos de que son herméticos y que no mantienen la humedad.

Participe en nuestros foros pulsando aquí

Más sobre: