¡Cuidado con las picaduras!

¿Sabe cómo actuar si a su hijo le pica un insecto o una medusa?

Con la llegada de las vacaciones, los niños están deseando jugar en la playa o la montaña, pero algunas veces, la diversión se ve interrumpida por la picadura de algún insecto o medusa. ¿Sabe cómo actuar en estos casos? Le ofrecemos algunos consejos prácticos para reaccionar de la manera adecuada.

En primer lugar, los papás tienen que aplicar frío sobre la zona afectada para evitar que el veneno del animal pase al riego sanguíneo. En el caso de que se trate de una avispa conviene también recurrir al vinagre, ya que el ácido que lo compone neutralizará el tóxico del insecto. A continuación, hay que lavar la herida con clohexidina o un antiséptico para evitar las infecciones y posteriormente se suele administrar un tratamiento con corticoides y antihistamínicos orales para reducir el picor y la hinchazón.

En el caso de que al pequeño se le inflamen los párpados, la lengua, tenga dificultad para respirar o aparezcan ronchas en zonas alejadas de la picadura, es necesario acudir a un centro hospitalario para controlar posibles alergias.

Aún así, la mejor manera de evitar este tipo de situaciones es mediante la prevención. Por eso, conviene aplicar cremas repelentes, aunque evitando tocar los ojos y la boca de los niños y extendiéndola con moderación alrededor de los oídos. Además los mosquiteros pueden ser de gran ayuda en estos casos, al igual que la colocación de rejillas en las ventanas de las casa de campo y de la playa.

También, es muy conveniente lavar y sacudir a conciencia la ropa de verano antes de volver a usarla. De la misma manera, es necesario prestar atención al calzado de los niños, de tal forma que se adapte a sus necesidades en la playa, la piscina o la montaña.

Más sobre: