La salud durante el embarazo

El pediatra Eduardo Junco Aguado resuelve todas sus dudas sobre algunas afecciones que pueden llegar a padecer las embarazadas

En algunas ocasiones, la mujer embarazada tiene que enfrentarse a enfermedades relativamente comunes durante el periodo de gestación como la diabetes gestacional, la toxoplamosis o la preeclampsia. ¿Le gustaría saber en qué consisten y cuáles son sus causas?

El origen de la diabetes gestacional parece estar en la placenta. Esta estructura anatómica indispensable en el embarazo interfiere en la producción de insulina modificando sus funciones y parece ser la causa de que el páncreas de la mujer embarazada no logre formar la insulina suficiente que controle el nivel de glucosa. Los efectos que esta afección causa sobre el bebé suelen ser la macrosomía fetal, es decir, fetos de más de cuatro kilos de peso, y la hipoglucemia neonatal, ya que una vez que se corta el cordón umbilical y a pesar de que el exceso de azúcar producido por la madre ya no llega al niño, su páncreas sigue produciendo altas cantidades de insulina.

La preeclampsia, por su parte, es una patología que suele aparecer a partir del sexto mes de embarazo y consiste en la elevación de la tensión arterial de la mujer en estado de gestación, con la aparición de edemas y retención de líquidos. La existencia de proteínas en la orina suele ser el síntoma inicial con el que se manifiesta y en ocasiones, puede provocar partos prematuros o la inducción temprana del mismo.

Por último, la toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa producida por un microorganismo conocido como toxoplasma gondii. La forma habitual de infectarse es a través de la exposición o contacto con excrementos de un gato que padezca esta enfermedad, o al comer carne cruda o poco cocinada que contenga este parásito. Los efectos en el feto dependen del momento del contagio y son más graves si éste tiene lugar durante los dos primeros meses de gestación.

Más sobre: