Los cuidados específicos de un niño prematuro

El pediatra Eduardo Junco Aguado resuelve todas las dudas sobre este tema

Se considera niño prematuro a todo aquel que nace antes de las 36 semanas de gestación y tiene un peso inferior a 2.500 gramos. En España, este fenómeno se presenta en 6 o 7 partos por cada 100.

En la mayoría de los casos se desconoce el origen de esta prematuridad, aunque se sabe que existen factores que favorecen su aparición. Entre ellos estarían los embarazos múltiples, la rotura precoz de las membranas o la insuficiencia del cuello uterino.

Los posibles problemas de salud del niño prematuro están siempre relacionados con el parto anticipado y la dificultad de adaptación del recién nacido a la vida extrauterina, debido a la inmadurez de sus sistemas orgánicos y funcionales. Por ello, la presencia del reflejo de succión para alimentarse, la correcta regulación de la temperatura corporal, el ritmo respiratorio, la adecuada función del sistema cardiovascular, el control de la glucemia en la sangre y la maduración de los sistemas inmunológico y de defensa son factores importantísimos para la superviviencia y el progreso adecuado de estos niños.

A pesar de todas estas dificultades iniciales y de experimentar una evolución algo más lenta que los niños nacidos a término, los bebés prematuros pueden llegar a igualarles en peso y talla a los dos años de edad. Para lograrlo es determinante que nazcan en centros preparados, con especialistas y servicios adecuados para la atención de estos pequeños.

Más sobre: