La obesidad infantil podría reducir la esperanza de vida de los niños

Los problemas de sobrepeso pueden conducir a que los niños de hoy padezcan graves enfermedades cuando sean adultos

¿Sabía que en España hay un 9,3% de obesos entre la población infantil? El incremento constante del número de niños con sobrepeso, especialmente entre pequeños de 6 a 12 años que viven en entornos desfavorecidos, está provocando un aumento de las probabilidades de que cuando sean adultos sufran enfermedades como cáncer, intolerancia a la glucosa, asma, diabetes o cálculos en la vesícula.

Si se continúa extendiendo esta tendencia pronto se alcanzarán los niveles de Estados Unidos , donde un estudio realizado por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta ha asegurado que, por primera vez en la historia, los niños de hoy podrían vivir menos que sus padres.

Si se profundiza en las causas que han conducido a esta situación, habría que tener en cuenta ciertas cuestiones sociológicas propias de la vida actual, según señala un informe realizado por la Obra Social La Caixa. Y es que hoy día resulta complicado poder conciliar una alimentación sana con nuestro estilo de vida.

El estrés y los horarios caóticos conducen a una búsqueda del placer cuando comemos en detrimento de una dieta equilibrada, lo que la socióloga Cecilia Díaz denomina 'consumo hedonista'. Además, la mayoría de las familias ya no hace la compra en mercados sino en grandes superficies y suele adquirir muchos productos influenciadas por la publicidad. Otro tema a tener en cuenta es que a pesar de tener más información que nunca sobre los alimentos, ésta es muy confusa y, en ocasiones, contradictoria por lo que existe un gran desconocimiento acerca de lo que en realidad estamos comiendo.

Todos los expertos están de acuerdo en que la única manera de atajar este problema es la prevención. Por ello, se recomienda a los padres que reduzcan el picoteo y el consumo de grasa y azúcar por parte de sus hijos. Además, es necesario que se disminuya el número de horas que los pequeños pasan jugando a la consola o viendo la televisión.

Más sobre: