Un paseo por la historia para toda la familia

Cinco originales propuestas para viajar con los niños

Si quiere hacer una escapada familiar pero, está cansado de los típicos destinos para niños, le ofrecemos varias propuestas a través de las que los más pequeños de la casa viajarán ‘a otras épocas’ y podrán divertirse y aprender algo de historia.

La mayoría de los ‘peques’ son unos apasionados del mundo de los dinosaurios, así que seguro que estarán encantados de descubrir la impronta que han dejado estos seres prehistóricos en algunos pueblos de Soria. No hay que olvidar que hace millones de años, la zona que abarca la comarca de Cameros era una región pantanosa, poblada por abundante vegetación y habitada por triceratops, carnosaurios o saurópodos, que dejaron constancia de su presencia en la región con sus huellas, llamadas ictitas. Las localidades de Bretún, Santa Cruz de Yanguas y Villar del Río son puntos clave en esta ruta de los dinosaurios, por lo que bien merecen una visita para conocer algo más sobre ellos.

¿Le gustaría que sus hijos viajaran en el tiempo hasta la Edad de Hierro? La localidad de Argüeso, a 9 kilómetros de Reinosa, en Cantabria, les ofrece esa posibilidad gracias a su recreación de un poblado de la Península Ibérica tal y como se piensa que fue hace más de 2.000 años. Allí, los niños podrán conocer cómo era la distribución interior de las viviendas o las técnicas constructivas de la época, cómo se utilizaban los hogares o cómo se molía el cereal en rústicos molinos de piedra. Además, los ‘peques’ podrán ayudar a apacentar los ganados del pueblo, así como a la siembra de los cultivos. Una forma diferente de acercarse al mundo rural y artesanal de ese período de la historia.

Visitar un conjunto de ruinas romanas de finales del siglo IV puede parecer un plan destinado al público adulto, sin embargo, con un poco de imaginación se puede convertir en una propuesta de ocio ideal para los más pequeños de la casa. Eso es lo que piensan en el parque arqueológico de Carranque, en Toledo. Allí, los niños se convierten en los protagonistas de talleres donde se les enseñará a fabricar un mosaico o donde podrán excavar como si se tratara de auténticos arqueólogos.

Más sobre: