Las edades del pelo

El cabello de los pequeños pasa por varias fases de crecimiento. Descubrirlas puede evitar preocupaciones ante situaciones perfectamente normales.

Cuando el bebé se encuentra aún en el vientre de la madre, y aproximadamente hasta el octavo mes de gestación, éste se encuentra totalmente cubierto de una especie de pelo muy fino y suave llamado lanugo, que a veces puede observarse en los niños prematuros.

Del primer mes al primer año de vida, el diámetro del pelo se duplica. El cabello comienza a crecer en la frente y después se va extendiendo hacia la nuca, aunque a los tres meses, se observa cierta caída al desaparecer parte de ese primer pelo.

En el periodo que va de los seis a los nueve meses es cuando el cabello está más claro. Y es que al nacer, puede verse mucho más oscuro debido a una influencia hormonal de la madre. A partir de los tres años, y a medida que se va desarrollando la melanina, el pelo comienza a oscurecer.

Durante la infancia en la cabeza se concentra una mezcla de pelo corto y fino, similar al vello, y de cabello terminal, lo que conocemos comúnmente como pelo. Al llegar a la adolescencia, sólo queda de este último, un proceso que coincide con la aparición de pelo en axilas, genitales, piernas y, en el caso de los varones, en el rostro y en el pecho.

Piojos: toda la familia en alerta
Especial cuidado hay que tener durante el periodo escolar, muy dado a los piojos. Pero no piense que los niños pueden ser los únicos afectados: los respaldos de los asientos, los cepillos, gorras y sombreros, coleteros, toallas y la ropa de cama pueden ser una vía de contagio, por lo que deben desinfectarse a conciencia.

Más sobre: