¡Cuidado con sus delicados ojos!

La utilización de gafas de sol homologadas es la clave para evitar enfermedades o lesiones oculares en los niños

¿Sabía que alrededor del 80% de la exposición de una persona a las radiaciones ultravioleta tiene lugar antes de los 18 años? Cuando llegan las vacaciones de verano la mayoría de los papás son conscientes de la necesidad de proteger la piel de los más pequeños de la casa con cremas solares que se adapten a las necesidades infantiles, pero muy pocos se preocupan por el cuidado de la salud visual de sus hijos.

Sin embargo, la fotoprotección es una cuestión fundamental en el caso de los niños, ya que su sistema ocular está menos desarrollado y es más susceptible de sufrir lesiones como la fotofobia, la queratitis solar, las quemaduras retinianas e incluso en algunas ocasiones, cataratas o degeneración macular, según señala el Doctor Torres de la Corporación Oftalmológica Vissum.

Para evitar que los niños se vean afectados a corto o medio plazo por estas enfermedades, Isaac Vargas, óptico de la firma Alain Afflelou, aconseja habituarles a usar gafas de sol homologadas. Lo ideal es que sean cómodas, resistentes y que se adapten a la fisonomía del pequeño. Aunque generalmente no oponen resistencia a utilizarlas, el hecho de que los papás también las lleven y que estén decoradas con diseños divertidos ayuda a que los ‘peques’ las acepten con naturalidad. Eso sí, antes de comprar unas gafas de sol hay que cerciorarse de que pasan los controles sanitarios. Para evitar problemas, lo mejor es dirigirse a una óptica que nos dará todas las garantías de seguridad.

Más sobre: