Conjuntivitis: descubra cómo curarla

El doctor Eduardo Junco Aguado da las claves para prevenir y tratar esta enfermedad

Durante el verano, los niños no paran: juegos en el parque, días enteros en la playa... Ellos lo pasan en grande, pero los papás deben prestar especial atención a la salud de sus delicados ojos. La contaminación, el humo, el agua del mar o las piscinas y la suciedad en general pueden provocarles conjuntivitis, es decir, un enrojecimiento de la conjuntiva como consecuencia de la dilatación de los vasos capilares.

Hay una serie de síntomas llamativos que ayudan a reconocerla. ¿Los más frecuentes? Ojos rojos, lacrimeo, escozor, fotofobia y secreción mucosa. Para evitarlos es básico proteger la vista de los niños con gafas ahumadas si van a montar en moto o en bicicleta. Además, se deben evitar los ambientes cargados o con sustancias tóxicas en suspensión e intentar que los ‘peques’ no se froten los ojos con las manos sucias. Una última recomendación es mantener una buena higiene nasal para evitar que el niño arrastre la mucosidad hacia las conjuntivas.

Si su hijo ya tiene conjuntivitis y no sabe cómo tratarla, lo primero es hacerle lavados frecuentes con agua o suero fisiológico. En caso de que no mejore, hay que acudir al médico para ver si es necesario iniciar un tratamiento local con colirio o pomadas, aplicadas cada tres o cuatro horas.

Más sobre: