Dulces caprichos

Postres originales para sorprender a los niños este verano

No cabe duda: a los ‘peques’ les encantan los dulces. Aunque no deben abusar de ellos para evitar problemas alimenticios, de vez en cuando se les puede conceder un pequeño capricho después de las comidas o en la merienda.

Además, si se añade helado o se introducen frutas veraniegas en las recetas tradicionales, se conseguirán platos refrescantes y saludables, que seguro encantarán a los más pequeños de la casa. El flan de piña o las natillas de pera y plátano se convierten, así, en una original alternativa a los típicos postres de siempre.

Más sobre: