En verano... ¡ojo con los cortes de digestión!

El doctor Eduardo Junco da algunos consejos para evitarlos

Es la eterna pelea del verano. Los niños están deseando volver a meterse en la piscina o jugar en la playa nada más terminar de comer. Sin embargo, los papás les obligan a esperar al menos dos horas antes de sumergirse de nuevo en el agua. Este ‘castigo’, que les puede parecer injusto, tiene una razón de ser: evitar los temidos cortes de digestión, que se relacionan con la distribución de la sangre en el organismo tras las comidas y la reacción del cuerpo al contacto con el agua fría.

Un corte de digestión puede provocar una pérdida momentánea de la conciencia y, por lo tanto, incrementa el riesgo de sufrir asfixia si el niño se encuentra bañándose en ese instante.

Para impedir que se dé esta situación, no hay nada mejor que prevenirla. Por ello, es necesario comer de forma ligera, no entrar de golpe en el mar o la piscina y enseñar a nadar a los niños desde una edad temprana. Todo ésto sin olvidar las dos horas de espera antes mencionadas, después de cada comida.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema