Campamentos de verano: aprender y divertirse en vacaciones

Son una estupenda opción para que los niños disfruten y compartan actividades

A los ‘peques’ les encanta jugar al aire libre con sus amigos. Por eso, un campamento de verano en el que puedan aprender, divertirse y compartir su tiempo con otros niños es una muy buena opción para aquellos padres que quieran tener entretenidos a sus hijos durante el verano. Hace algunos años los campamentos no ofrecían demasiada variedad de actividades, pero en la actualidad se han diversificado muchísimo, lo que les permite adaptarse a los gustos y las necesidades de los más pequeños.

Aún así, las estrellas de las vacaciones siguen siendo los centros en los que se enseña a los niños algún idioma, además de disfrutar de juegos y excursiones. Es el caso de The English Study Center de Orduña, que imparte clases multimedia en inglés a niños 4º de primaria a 4º de la E.S.O., garantizando el aprendizaje de la lengua en un entorno lúdico.

Pero si su hijo es deportista nada mejor que apostar por un campamento multiaventura donde pueda montar a caballo, en canoa o en bici, practicar la escalada o deslizarse por trepidantes tirolinas. Toda una experiencia en contacto directo con la naturaleza que ofrece, por ejemplo, el campamento de Suances en Cantabria.

Además, existen centros especializados en ciertos deportes como los dedicados al fútbol. Uno de ellos es el Joaquín Caparrós, situado en San Esteban de Gormaz (Soria), una colonia que busca perfeccionar la técnica de los ‘peques’ en el deporte rey. También destacan los campamentos naúticos comon la Colonia del Mar Menor que enseña vela a los niños entre 8 y 17 años.

Los amantes de los animales lo pasarán en grande en las granjas-escuela. Allí, en contacto con la naturaleza, los niños aprenderán a cultivar frutas y verduras o a dar de comer a las gallinas, conejos y ovejas. Una forma divertida de que los niños que viven en las ciudades aprendan de dónde vienen los alimentos y cómo es la vida en el campo. La Huerta de Carlos, situada en Pozuelo de Alarcón, Madrid, dispone de todo lo necesario para que los niños disfruten de las tareas propias de un granjero.

Más sobre: