¡Al agua patos!

Un año más, los parques acuáticos abren sus puertas a toda la familia

Con la llegada del verano a los niños les encanta darse un refrescante chapuzón y jugar en el agua. Si están cansados de pasar horas y horas en la piscina de siempre, nada mejor que darles una sorpresa y regalarles un divertido día en familia en un parque acuático. Seguro que sus toboganes, olas, laberintos y rampas harán las delicias de grandes y pequeños. Un pequeño recorrido por algunos de los parques más destacados, dará una idea a los papás de las diferentes opciones entre las que pueden elegir.

Para empezar, nada mejor que todo un clásico: Aquópolis, con siete parques situados en diferentes puntos de la geografía española. Dos de ellos se encuentran en la Comunidad de Madrid, concretamente en San Fernando de Henares y en Villanueva de la Cañada. Éste último es el más grande de todos y cuenta con trepidantes atracciones. Desde el 'Kamikaze', con una longitud de 80 metros, pasando por el 'Black Hole', un enorme tubo por el que hay que deslizarse a oscuras, o los 'Rápidos'. Pero si hay una estrella en Aquópolis de Villanueva, ésa es el gigantesco barco pirata del que salen diferentes toboganes con increíbles bajadas. Toda una experiencia para los más intrépidos. Aún así, también existe una zona dedicada a los ‘peques’ de la casa, repleta de juegos infantiles.

Otro de los parques acuáticos más importantes es el Caribe Aquatic Park de Port Aventura. ¿Sus mejores bazas? 'El Torrente', un recorrido en balsa por remolinos de agua embravecidas y 'El Mambo y Limbo', impactantes descensos sólo aptos para los más atrevidos. Los niños lo pasarán en grande en 'La Laguna de Woody', un espacio especialmente diseñado para ellos que cuenta con bicicletas, juegos y un enorme recipiente que empapa a quien pasa por debajo. Tras una jornada pasada por agua, la familia entera puede continuar la diversión en Port Aventura o descansar en alguno de los tres hoteles con los que cuenta el resort.

Si nos desplazamos al Norte de España, podemos hacer una visita a Aquapark, en Cerceda, (La Coruña). Los ‘vasos de relajación’ y las zonas verdes permitirán a los mayores descansar y tomar el sol mientras que los niños se lo pasan en grande en las piscinas infantiles. Géiseres, cascadas y trepidantes toboganes se reservan para los aventureros de la familia.

Más sobre: