Viajar en coche con los niños

Consejos para conseguir que el trayecto sea seguro y agradable

Cuando una familia se plantea hacer un viaje en coche debe tener en cuenta, sobre todo, las necesidades de los más pequeños de la casa, para que vayan siempre seguros y para evitar que se pongan malitos durante el trayecto.

Los bebés tienen que desplazarse en una sillas especialmente adaptadas a su peso y altura, colocadas en sentido opuesto al de la marcha. Mientras, los niños mayores deberán ir sujetos por el cinturón de seguridad con la tensión adecuada y sentados mirando hacia delante. Se recomienda, además, a los papás que ventilen el coche antes de salir y que no coloquen cargas pesadas en la zona donde van a estar sentados los ‘peques’, ya que si éstas caen o se desplazan, pueden hacerles daño.

Si los niños tienen tendencia al mareo, es necesario sentarlos en la zona central del vehículo, donde menos oscilaciones se producen. La clave está en que se muevan lo menos posible, por ello se debe evitar el exceso de actividades manuales o visuales. En caso de duda, se puede acudir al pediatra, quien si lo considera necesario, recetará al niño unas pastillas contra el mareo.

Se recomienda que las comidas sean ligeras durante el viaje, prestando especial atención a aquello que los 'peques' ingieren en las paradas. Con respecto a los horarios, conviene tener en cuenta las horas de sueño de los pequeños. En el caso de niños a partir de dos años, conviene viajar por la noche para que así lleguen más descansados a su destino.

Más sobre: