¿Bebés 'bilingües'?

Según un estudio canadiense, los niños de cuatro meses son capaces de diferenciar dos idiomas sólo con ver los gestos del hablante

La capacidad de aprendizaje de los niños no tiene límites y resulta fascinante desentrañar sus secretos. Por ello, científicos de todo el mundo se esmeran en descubrir los mecanismos que permiten a los bebés desarrollarse y adquirir nuevos conocimientos. ¿Lo más reciente? Un estudio de la Universidad de British Columbia de Canadá en colaboración con investigadores del Parque Científico y la Universidad de Barcelona gracias al cual se ha descubierto que los bebés de 4 meses son capaces de diferenciar un idioma de otro sólo con ver los movimientos faciales del hablante.

Los científicos han llegado a esta conclusión después de que un grupo de bebés canadienses fuera expuesto a los fragmentos de un vídeo - al que habían quitado previamente la voz- en el que aparecía una persona hablando primero en inglés y después en francés. En función del tiempo que los niños prestaban atención a la pantalla antes de distraerse, se descubrió que gracias a los movimientos labiales o de la cabeza del hablante, los niños eran capaces de percibir el cambio de un idioma a otro. Sorprendente, ¿verdad?. Sin embargo, a los seis meses los niños pierden esta capacidad exceptuando aquellos que viven en un entorno bilingüe.

¿A qué se debe ésto? Según el estudio antes citados, los bebés 'bilingües' suelen ser algo más lentos que los 'monolingües' a la hora de procesar palabras, por ello los primeros siguen necesitando la ayuda del movimiento gestual para la interiorización de los idiomas. Mientras tanto, los bebés 'monolingües' dejan de prestar tanta atención a los gestos y los labios de las personas que les hablan.

Más sobre: