Alergias en la infancia

El doctor Eduardo Junco Aguado nos da las claves de estas patologías en los niños

Aunque no se trata de patologías importantes, las alergias resultan sumamente molestas, sobre todo, si las padecen los niños, ya que en muchos casos se hace complicado seguir el tratamiento con rigurosidad. Además, con la llegada de la primavera algunas de las más comunes, como las alergias cutáneas o respiratorias se agudizan. Hay que tener en cuenta que el organismo del niño se encuentra en constante evolución y su sistema inmunológico, que está íntimamente ligado a las reacciones alérgicas, todavía está más afectado por esta situación.

El niño al nacer tiene sólo las inmunoglobulinas que la madre le ha transferido a través de la placenta. En el momento en que cortamos su cordón umbilical se ha de hacer cargo de su inmunidad y, por tanto, de su defensa y sus reacciones ante los elementos del ambiente exterior.

Está incompetencia inmunológica hace que durante los primeros meses de vida el organismo del niño esté más expuesto a padecer problemas y trastornos alérgicos, ya sean respiratorios, digestivos o cutáneos.

La condición alérgica es una característica que se trasmite y que presenta una marcada 'familiaridad'. Su origen genético no está demostrado, pero es evidente que de padres alérgicos suelen nacer hijos que también lo son.

Al tratarse de una reacción anómala de los mecanismos de defensa y reacción de nuestro organismo ante estímulos externos, es más que probable que el aumento de esta patología y del número de niños alérgicos esté en relación con la cantidad de alérgenos del medio ambiente.

Los elementos contaminantes como los colorantes, productos químicos, insecticidas, conservantes o estabilizantes son algunas de las sustancias tóxicas que se comportan como alérgenos cuando entran en contacto con nuestro organismo.

Más sobre: