Todo lo que no puede faltar en el botiquín de casa

¿Qué debe incluir? ¿Qué es lo que puede sernos más útil? Y cuando viajamos, ¿qué hay que llevar?

El botiquín debe estar compuesto por medicamentos básicos de uso común y por material para primeros auxilios. Es muy importante tener en cuenta que si algún miembro de la familia toma medicación habitual para tratar enfermedades o patologías de curso crónico (hipertensión, diabetes, alergias, asma...) estos medicamentos deben estar siempre en el botiquín, a ser posible con las recetas de su prescripción, por si se terminan y es necesario renovarlos.

Los medicamentos que pueden estar presentes en un botiquín, y con seguridad vamos a utilizar con más frecuencia, son:
Fiebre y dolor. Paracetamol, ibuprofeno y aspirina (ácido acetilsalicílico). El primero alivia el dolor y baja la temperatura; el ibuprofeno, además, es antiinflamatorio, mientras que la aspirina tiene, a veces, acción nociva sobre la mucosa gástrica.
Molestias gástricas. Antiácidos, omeprazol, ranitidina. Los antiácidos (el popular bicarbonato) controlan la acidez gástrica. El omeprazol y la ranitidina deben ser recetados por el médico.
Diarreas. Lo mejor para tratar este síntoma es la dieta. Los recolonizadores intestinales (lactobacilos) son útiles. Los antidiarreicos deben ser recetados por el médico.
Tos y flemas. Los expectorantes y fluidificantes mejoran los síntomas respiratorios. Los antitusivos deben ser recomendados y recetados por el médico.
Dolor articular o reumático. Los antiinflamatorios tienen el riesgo de afectar al estómago. Los antiinflamatorios no esteroideos tienen mejor tolerancia.
Reacciones alérgicas. Los antihistamínicos deben formar parte del botiquín. Hay que recordar que provocan sueño y que no se debe conducir bajo su acción.
Picaduras de insectos. El amoniaco aplicado localmente es eficaz, pues al ser un álcali fuerte, neutraliza los ácidos del veneno de los insectos. Quemaduras. Las pomadas antisépticas y cicatrizantes son indispensables. Para curar heridas. El alcohol, las soluciones desinfectantes, las tiritas, etc., son elementos imprescindibles.
Primeros auxilios. Dentro del botiquín debemos tener una caja con vendas, gasas estériles, esparadrapo, algodón, termómetro, tijeras, pinzas, toallitas limpiadoras y guantes desechables.

Más sobre: