Kenia, un safari por el país de los masais

En la Reserva Natural de Masai Mara, los niños podrán disfrutar viendo muy de cerca a un sinfín de animales salvajes

Le puede parecer una locura, pero no lo es. Si para usted puede convertirse en uno de sus viajes soñados, imagínese lo que puede suponer para sus hijos saber que van a viajar a África y que van a poder vivir la aventura de su vida recorriendo la sabana en un todoterreno para ver de cerca leones, cebras, antílopes... o compartir juegos con los guerreros maasai. Y es que este país, ubicado en la costa oriental del continente africano, se ha convertido en un destino ideal para viajar en familia. Lo más importante es elegir un safari que le traslade a lodges que cuentan con el personal y la infraestructura necesarios.

Comienza la gran aventura
El viaje se inicia volando a Nairobi, la capital de Kenya, para llegar y alojarse en uno de los hoteles más legendarios del mundo: Norfolk, un establecimiento centenario de estilo colonial que ha sido testigo inmutable del paso de personalidades de la talla de Karen Blixen (la autora de la famosa novela Memorias de África) o del mismísimo presidente norteamericano Roosevelt. En la terraza del hotel los niños podrán comenzar a soñar con los safaris mientras reponen fuerzas con una estupenda hamburguesa y escuchan las historias que cuenta el guía o ven las fotos de ilustres huéspedes que decoran las paredes de este hotel.

En Nairobi merece la pena visitar la casa (hoy es un museo) donde vivió la escritora danesa y acercarse hasta el orfanato de jirafas, donde los más pequeños quedarán impresionados al verlas de cerca y poder tocarlas. Si lo que busca es algo todavía más exótico, dése una vuelta por alguno de sus mercadillos y haga una parada para almorzar en el restaurante Carnivore, famoso porque en él se puede degustar un menú compuesto por carne de cebra, antílope, avestruz, cocodrilo o gacela. Sin duda, toda una experiencia para los más pequeños de la casa.

Más sobre

Regístrate para comentar