Ejercicios para un parto ideal y un postparto sin secuelas

La entrenadora personal Marta Jerez Sáinz nos indica qué ejercicios realizar para estar preparada ante este momento tan duro

Expulsivo
  • En el hospital: como sabemos, la posición más idónea para la expulsión del bebé es aquella que favorezca la gravedad y la apertura de la pelvis en cada fase de descenso. Por ello, una de nuestras mamás os quiere mostrar sus posturas preferidas que utilizó en el parto sin epidural de su pequeña hija Clhóe.(ver las imágenes de esta página)


  • En casa: si ha pasado la fase anterior haciendo ejercicios de dilatación en casa con su fisioterapeuta obstétrico, todo el dolor está superado. Si opta por hacer un parto casero, además de su fisioterapeuta necesita una ambulancia y una matrona que asista a su domicilio para evitar riesgos. Aunque lo normal es acudir al hospital cuando las contracciones aparecen cada minuto y medio. Tras monitorizarse, pasará a la sala de partos. Si todo el embarazo ha sido normal y lo ha hablado previamente con su ginecólogo, seguirá realizando diferentes posturas con la ayuda de su fisioterapeuta. El objetivo de las mismas es evitar desgarros y episiotomías innecesarias y que la salida del bebé dañe lo menos posible su suelo pélvico evitando secuelas como diversas incontinencias. Una vez el bebé está entre sus brazos realizará un masaje en el vientre y periné para que el útero y el suelo pélvico comiencen a recuperar forma.

    Postparto

  • Inmediato: en las 24 horas posteriores al parto es importante ayudar a la estructura ligamentosa y ósea de la pelvis y cóccix. Su fisioterapeuta obstétrico le ayudará a restaurar sus formas habituales reduciendo dolores residuales.


  • Tardío: En la semana posterior al parto, y hasta seis meses después, continúe sus sesiones de musculación del suelo pélvico, transverso abdominal y tonificación de la espalda.
  • Más sobre

    Regístrate para comentar