Pequeños 'chefs'

Didácticos y muy divertidos, los cursos de cocina se convierten en una oferta de ocio ideal para los niños


Enseñar a un niño a alimentarse de forma adecuada resulta durante la infancia una ‘asignatura’ fundamental; de ella dependerán en gran medida los buenos o malos hábitos del pequeño frente a la mesa en el futuro. Entonces... ¿por qué no siempre se presta a esta importantísima tarea la debida atención? El problema está, en muchas ocasiones, en la falta de tiempo de los padres e, incluso, la falta de recursos necesarios. En este sentido, una magnífica opción son los talleres de cocina que distintas escuelas y entidades del país programan para los gourmets más jóvenes.

Y es que estos cursos no sólo enseñan a los niños a elaborar recetas más o menos sencillas sino que, además, les ayudan de forma lúdica a familiarizarse con las distintas materias primas. Así, los chicos descubren alimentos que no conocían e, incluso, comienzan a encontrar apetecibles productos en principio poco atractivos para ellos: pescado, verduras...

Asimismo, los talleres incluyen pequeñas clases de nutrición (impartidas de manera muy amena y divertida) para que el niño aprenda a comer de forma variada y saludable y que, cuando sea adulto, tenga un buen criterio (y una mente abierta) a la hora de llenar su cesta de la compra.

Más sobre: