Problemas visuales en la infancia: ¿cómo detectarlos desde el principio?

Les mostramos los principales signos para descubrir algún posible problema de visión en sus hijos

Fracasos escolares, fatiga visual, bizquera, cansancio... Aunque parezca mentira una mala salud y cuidado visual durante la infancia puede acarrear graves problemas en los ojos para el resto de la vida. Por eso, es fundamental protegerlos de cualquier riesgo y, sobre todo, cuando se es menor de edad. Así, uno de los factores más perjudiciales para la vista es la radiación ultravioleta cuyos daños son considerados acumulativos e irreversibles. De hecho, el 80 % de esta radiación se acumula en los ojos antes de los 18 años.

Por eso, para evitar enfermedades mayores, la gran parte de los oftalmólogos recomiendan que, a partir de los cinco años, los niños se revisen la vista con una periodicidad anual. Aun así, tanto los padres como los profesores deben prestar atención y vigilar cualquier síntoma que haga sospechar una posible disminución de la vista o cualquier otro problema relacionado con los ojos.

Principales signos para detectar problemas de visión:

  • Pérdida de renglón o palabra mientras se está leyendo.

  • Usar el dedo para seguir la línea de lectura.

  • Bizqueo.

  • Acercar la vista a la hoja para ver mejor.

  • Frotarse los ojos con frecuencia.

  • Sensibilidad a la luz.

  • Cerrar uno de los ojos para leer o ver la televisión.

  • Evitar actividades que requieran cierta concentración de la vista como leer o aquellas que necesiten una visión ágil como la práctica de deportes.

  • Dolores de cabeza con regularidad.

  • Más sobre: