¿Se atreve a cortarle el pelo a su hijo?

Le damos algunos consejos para que esta dura tarea le sea un poco más fácil

Habilidad, valentía y, sobre todo, mucha paciencia. Si ha pensado alguna vez en cortarle el pelo a su hijo debe saber que estas tres virtudes son necesarias a la hora de entrar en acción. Y es que el simple hecho de sentarle en frente de un espejo y empezar a usar la tijera se convierte para el niño en una nueva aventura, normalmente difícil de aguantar.

Eso sí, actuar de peluquera en casa es mucho más económico que llevar al niño a la peluquería. Además, en algunos sentidos, puede resultar más cómodo ya que se evitan desplazamientos y el pequeño no se encuentra en un lugar extraño.

A continuación, le ofrecemos algunos consejos prácticos por si finalmente decide probar su habilidad con el peine y las tijeras:

  • Distraiga su atención con algo emocionante, como un vídeo nuevo. La diversión es más efectiva que las amenazas.

  • Siente al niño en un lugar alto para que usted no acabe con dolor de espalda de tanto agacharse.

  • Si usa cortapelos eléctrico, es posible que la primera vez tenga que mostrárselo al niño o incluso dejar que le haga cosquillas en la mano para que no le tenga miedo.

  • Intente ser lo más rápida posible: casi ningún niño aguanta más de 15 minutos.

  • No hace falta mojar todo el pelo cuando se trate de retoques de flequillo: mójelo con un spray y dele forma en apenas unos minutos.

  • Si el niño tiene miedo a las tijeras, no dude en cortarse usted mismo un poco de pelo para que vea que no duele.

  • Más sobre: