Mi mamá se mima: masajes para embarazadas

Este tipo de cuidados están recomendados a partir del tercer mes de la gestación

- Piernas: se realiza un masaje con movimientos tipo amasamiento y bombeo para estimular la circulación, aliviar molestias como calambres, tensión muscular, rigidez, etc. Esto también lleva más oxigeno y nutrientes a las células lo cual es muy beneficioso para la madre y feto.

- Pies: no se debe presionar directamente entre el hueso del tobillo y el talón, por estar relacionado, según los reflexólogos, con el útero y la vagina, y se piensa que una fuerte presión puede causar parto prematuro. Por tanto, el masaje en esta zona siempre será suave.

Boca arriba
Se trabajan sobre todo piernas y brazos. En la barriga y la zona de pecho conviene extender aceites naturales como el de almendra dulce o el de rosa mosqueta, que ayudan a evitar la aparición de estrías.

BENEFICIOS DEL MASAJE:
  • Ayuda a relajarse física y emocionalmente
  • Ayuda a dormir bien
  • Ayuda a sentirse mejor
  • Estimula el sistema glandular, lo que estabiliza las hormonas
  • Puede ayudar a eliminar la depresión o la ansiedad que a veces acompañan al embarazo
  • Ayuda a energizar el cuerpo al reducir el estrés hormonal
  • Proporciona bienestar y placer


  • RECOMENDACIONES:
    En general, el masaje prenatal es seguro para la mayoría de las gestantes. Aun así, es recomendable pedir aprobación médica antes de realizarlos. No se recomienda dar masaje durante el primer trimestre, exceptuando el drenaje linfático. Sin embargo, el segundo y tercer trimestres son ideales para comenzar a darse masajes prenatales, que también se pueden combinar con drenaje linfático. Además, debemos aplicar en la zona de barriga, caderas, muslos y en la zona de pecho, crema o aceite hidratante y nutritiva para poder mantener la elasticidad de la piel. Lo ideal es empezar a aplicar la crema o aceite en cuanto se conozca el embarazo, dos veces al día.

    Más sobre: