'Estoy embarazada, ¿qué dieta debo seguir?'

La ginecóloga Josefina Ruiz Vega, autora del libro 'Nueve meses bien alimentados', nos descubre en una entrevista todos los secretos de una alimentación sana y equilibrada durante este periodo

¿Y en la gestación del niño?
En el caso del feto, una baja ingesta en proteínas o en determinadas vitaminas puede influir en su formación . Eso, si hablamos de casos normales. Hay otros problemas que infieren en el niño, tipo diabetes gestacional o toxoplasmosis. En estos casos se debe seguir una dieta específica. Por ejemplo, con la toxoplasmosis no debe tomar carnes ni aves silvestres poco hechas, o verduras sin lavar con productos de desinfección de alimentos (en farmacias), pues puede repercutir gravemente en su hijo.

¿Existen alimentos ‘prohibidos’ durante estos nueve meses?
Salvo a las mujeres que padezcan alguna patología, sólo está prohibido del todo el alcohol, el tabaco (aunque no está considerado un alimento) y cualquier medicina que no haya sido supervisada por el ginecólogo previamente. Pero todo lo demás, no.

¿Cuántos kilos se deben engordar durante el embarazo?
Una mujer que tiene un peso normal debe engordar de unos ocho a diez kilos, repartidos a lo largo del embarazo. El problema es que la gente piensa que se debe engordar una media de kilo por mes de embarazo, y eso no es así. Durante el principio del embarazo no se debe engordar prácticamente nada. Hay factores como el útero, el líquido amniótico, la placenta, el niño, el líquido retenido fuera y dentro de los vasos... que contribuyen a que se aumente de peso a medida que avanza la gestación por lo que, obviamente, cuando más se debe engordar es en la recta final del embarazo.

¿Por qué se producen los famosos ‘antojos’ de las embarazadas?
Primero hay que distinguir dos tipos de antojos. El primero: ‘Me apetecen fresas a las cuatro de la mañana’, que en realidad no es un antojo. Aquí la mujer está demandando a su marido que le haga caso. Es una manera muy infantil de decir estoy sola, me encuentro gorda, tengo náuseas y quiero que te molestes y trabajes por mí, porque me lo merezco.

El otro tipo de antojos nos los pide el cuerpo. Por ejemplo, normalmente, las embarazadas a media tarde ‘mueren’ por un chocolate o algo dulce y, si en ese momento, se les hace un análisis de sangre encontramos que su tasa de glucosa en sangre está baja. También hay gente que, por ejemplo, le apetece chupar un limón o tomar pepinillos en vinagre; eso es porque durante el embarazo se tiene menos ácido clorhídrico en el estómago y esto se necesita para hacer bien la digestión. Estos dos alimentos estimulan la producción de ácido clorhídrico y la mujer va a digerir mejor. Por eso, hay mujeres a quienes les apetece ciertos alimentos, pero no saben por qué; sin embargo, su cuerpo lo está demandado de forma instintiva.

Más sobre: