Locas por el brillo

No hay niña que le falte en su neceser un 'gloss' para pintar sus labios. Un artículo que se ha convertido en el último grito en cosméticos para adolescentes

Hubo un tiempo en que el maquillaje era cosa de mujeres adultas. Hechas y derechas. Pero en un tiempo en que hasta a la Barbie le salen kits de maquillaje, son cada vez más las jovencitas que quieren tener su propio neceser de colorido. No es de extrañar que las madres se muestren algo reticentes, pero existe un elemento hecho a la medida de sus hijas: el brillo de labios.

El gesto de protegerse la delicada piel de los labios adquiere una dimensión más coqueta cuando se trata de los nuevos gloss. Con efectos de purpurina, sabores a frutas, texturas golosas, envases lúdicos y con carácter de juego, los brillos se convierten en el primer cosmético de las adolescentes. Sin embargo, también tienen sus precauciones de uso.

  • No es bueno que las niñas más pequeñas tengan su propio gloss, sobre todo si es de sabores. Tienden a comérselo, y aunque no es tóxico, tampoco es necesario que lo ingieran. Para ellas es mejor que sea la madre quien les aplique un bálsamo labial.


  • Más sobre: