Personalidades de todo el mundo han posado de forma sorprendente por una causa humanitaria

Movidos por UNICEF y con el objetivo de ayudar a los niños más desfavorecidos, estos personajes nos revelan algunos secretos de su infancia

—¿Cuáles fueron sus juegos favoritos?
—Tuve muchos..., me gustaba mucho gastar bromas, y hoy todavía lo hago. Por otro lado, no sé, eso dependía..., si jugaba con mi hermano o con otros. Los juegos se sucedían según las estaciones. En verano estábamos mucho tiempo al aire libre. Con mi hermano jugábamos mucho a ‘indios y vaqueros’ cuando estábamos en el campo. Si no, yo jugaba mucho con mis muñecas, les contaba cuentos enteros y ellas me contestaban. Podía permanecer así horas, nunca me aburría. Después tuve una época en que me encantaba ser veterinaria con mis animales de peluche. En fin, todos los niños pasan por las etapas de sus juegos preferidos.

—¿Por qué ha elegido posar como un payaso?
—Creo que ese siempre ha sido mi sueño y también mi pasión por el circo, que siempre compartí con mi padre. Fue él quien me la transmitió desde muy pequeña. Empiezo a creer cada vez más que ese amor irresistible por el circo se transmite por los genes y no por una educación en la que podríamos ser formados. Así como madre se la he transmitido a una de mis hijas. En cuanto a mi elección por el payaso, es igualmente un guiño. No es forzosamente fácil hacer reír a la gente, creo que es más difícil que hacerla llorar.

—¿Cuál es la frase de su madre que aún resuena en usted?
—‘Ponte derecha’.

—¿Y la de su padre? —Hay tantas.., de hecho no se trata verdaderamente de una frase que guarde en la memoria, sino sobre todo de una cierta manera de pensar.

—¿Qué conserva de su infancia?
—Psicológicamente, creo que, en cierto modo, soy todavía una niña grande, y pienso que todos deberíamos permanecer así. Esta mentalidad abierta nos sirve en nuestra vida de adultos para conservar una mirada de niño sobre ciertas cosas. La pureza del juicio de un niño, su lado un poco instintivo, un poco animal, te permite tener perspectiva. Yo intento conservar al máximo ese lado infantil.

Más sobre: