Niños siempre a salvo

El Doctor Eduardo Junco Aguado nos da una serie de consejos para prevenir accidentes en la infancia

"No cojas eso", "no te sientes ahí", "no te lo lleves a la boca"... Por mucho que se les diga, toda precaución es poca. El interés por descubrir el mundo que les rodea, su falta de experiencia, su atrevimiento y su inmadurez, así como su incompleta capacidad física, hacen que los niños sean más vulnerables ante los accidentes. Según las estadísticas, éstos son la primera causa de mortalidad de niños, entre 1 y 14 años en todos los países europeos .

Riesgos y prevención

Hasta un año
El hogar es el sitio donde se produce el mayor número de accidentes. Las caídas desde el vestidor o la cuna, los atragantamientos, los cuerpos extraños en vías aéreas y respiratorias, las quemaduras y la electrocución con enchufes son los más frecuentes.

Prevención
  • Lo mejor es la vigilancia y la presencia de un adulto al cuidado del bebé. A partir de los cinco meses, no le deje nunca solo sobre la cuna o en el vestidor.

  • Procure que no tenga acceso a alimentos sólidos y, si los toma, que sean blandos y en presencia de un adulto.

  • Evite los juguetes de pequeño tamaño o que puedan disgregarse.

  • Compruebe siempre la temperatura del agua del baño.

  • Proteja los enchufes de la casa


  • De uno a cuatro años
    El hogar sigue siendo el lugar de mayor riesgo. El jardín, la piscina, el garaje, la cocina y el cuarto de baño son los sitios más peligrosos. En estas edades, la asfixia por inmersión, los accidentes de vehículos a motor, las intoxicaciones con medicamentos o productos de limpieza, las caídas y las quemaduras son los accidentes más comunes.

    Más sobre: