La lactancia materna: la manera más sana y natural de alimentar al bebé

Además de aportar todas las vitaminas y minerales necesarios para el recién nacido, crea un fuerte lazo de unión entre madre e hijo

Como bien dice el refrán la naturaleza es sabia, y un buen ejemplo lo podemos encontrar en la leche materna, el alimento más sano de todos cuantos pueden existir para el bebé y que sólo es su madre quien tiene la capacidad de proporcionárselo.

Pero, ¿cómo se le debe dar el pecho correctamente al niño? Le damos algunos consejos para que el momento de la lactancia se convierta en algo cómodo y sencillo.

  • A la hora de amamantar a su bebé, sobre todo si es primeriza, vaya a un lugar tranquilo y aislado de ruidos, para que ni usted ni el niño se pongan nerviosos.

  • Ponga al bebé en la posición correcta. Es decir, la nariz del pequeño debe tocar el pecho mientras que su boca abarque el pezón y parte de la arèola.

  • Coloque al niño durante diez minutos, aproximadamente, en un pecho y páselo al otro durante otros diez minutos. De esta manera, si el niño se cansa de comer evitará una descompensación de la lactancia y procurará mantener siempre la misma cantidad de leche en los dos senos.

  • Una vez que el bebé ya ha tomado la suficiente leche, ayúdele a expulsar todos los gases.


  • Así, a no ser que existan algunas contraindicaciones concretas que puedan afectar tanto a la salud del recién nacido como a la de la madre, diferentes estudios y médicos especialistas recomiendan amamantar al pequeño hasta los seis primeros meses de vida, ya que la leche materna posee multitud de beneficios tanto para el niño como para la madre.

    Beneficios de la lactancia materna

  • Es el alimento más completo, ya que contiene multitud de vitaminas, proteínas y minerales para el bebé.

  • Por su alto contenido inmunológico, protege a los niños de enfermedades como cólicos, otitis, eccemas, etc.

  • La leche materna está siempre a la temperatura idónea, y se puede dar de mamar cada vez que el bebé lo necesite.

  • Refuerza el vínculo emocional madre-hijo.

  • Protege a las madres de padecer cáncer de mama.
  • Más sobre: