¡Una merienda muy divertida!

Para que sus hijos aprendan a comer bien debe ofrecerles platos sabrosos y nutritivos como los que le presentamos a continuación

En muchas ocasiones, la hora de sentarse a la mesa se convierte, para algunos niños, en una auténtica pesadilla. Por eso, hay que aficionarles a la comida desde pequeños y enseñarles a comer todo tipo de alimentos. De esta manera, es recomendable que ofrezca a su hijo, siempre que pueda, lo que más le guste y como más le guste.

Así, le proponemos una irresistible y atractiva merienda compuesta por platos dulces y salados; como por ejemplo, tortitas, quesadillas o miniperritos calientes, entre otros. Sin duda, la manera más sabrosa y nutritiva para que los ‘peques’ repongan fuerzas después de un intenso día de ‘cole’ o para que disfrute de una divertida tarde en casa con sus amigos.

Más sobre: