Mi bebé llora, ¿qué le pasa?

Al principio es causa de impotencia e inseguridad en los padres. Pero es fácil aprender a interpretarlos. No se pierda nuestros consejos

Tipos de llantos

Tengo hambre
Llanto explosivo y corto. Se suele acercar cosas a la boca como señal de que quiere comer. Puede llegar a parecerse mucho a un llanto de dolor.
Cómo se calma: dándole de comer, con agua o el chupete.

...Y sueño
Llanto nervioso con menos ritmo que el de hambre. Se frota las orejas y los ojos.
Cómo se calma: cójalo en brazos y mézalo con movimientos rítmicos. También puede mecerlo en su cuna.

...Y gases
Llanto fuerte estirando y encogiendo las piernas. Se le acumula el aire en el abdomen y le provoca dolor.
Cómo se calma: cójalo en brazos, después de comer, y dele suaves golpecitos en la espalda, hasta que erupte.

Me he hecho pis y caca
Llanto inmediato. Una vez descartado el hambre o el sueño, observa sus pañales... Es fácil de solucionar.

Me encuentro fatal
Llanto de queja, nasal, prolongado e intenso, con una larga pausa en la que aguanta la respiración. Suele gesticular con manos y pies.
Cómo se calma: llame al pediatra y, mientras llega, intente distraerle.

¡Qué estrés!
Llega la noche, aprieta los puños, llora con fuerza y no hay modo de calmarle.
Cómo se calma: al final de la tarde procure realizar con él actividades relajadas. Sitúele en un lugar donde vea el exterior. Háblele con tranquilidad.

Más sobre: