Consejos para recuperar la figura después del embarazo

Vientre flácido, estrías, kilos de más... le damos las claves para volver a estar en forma

Durante los meses del periodo de gestación, los cambios hormonales desencadenan todo tipo de variaciones en la mujer que, a la hora de cuidarse, debe tener en cuenta tanto para sí misma como para el futuro del bebé.

El cuerpo cambia y se vuelve más flácido y ancho que antes. Y necesita de seis meses a un año para volver a su estado anterior. Hay que tener en cuenta que cualquier estrategia radical puede tener un efecto rebote poco conveniente. Así, le damos algunos consejos prácticos para recuperar las zonas más estropeadas después del embarazo.

Volver al peso habitual
Olvídese de las dietas drásticas y los regímenes salvajes: ahora es más importante que nunca comer con sensatez, realizar actividad física y dejar que la naturaleza haga el resto. Así, conviene esperar tres meses tras el parto antes de iniciar cualquier plan de alimentación y, una vez cumplido ese plazo, se trata de seguir una dieta rica en vitaminas, en fibra y baja en grasas.

La transformación del pecho
Las variaciones de volumen de los senos que se producen durante el embarazo y la lactancia pueden afectar a su tersura. Un buen método para tonificarlos es aplicar agua fría una vez al día. ¡Algo duro, pero eficaz! Las cremas para el pecho también ayudan, si bien hay que esperar a que finalice la lactancia para poder usarlas. Quien esté considerando una posible cirugía hará bien en esperar a finalizar el periodo de posibles embarazos.

Ponerse en forma
Sin duda, lo mejor que puede hacer la mujer para encontrarse mejor es practicar ejercicio, al que se debe llegar de forma gradual, comenzando primero con tan sólo diez minutos al día para ir aumentando el tiempo y la intensidad muy gradualmente. Por cierto, tanto durante como después del embarazo es importantísimo hacer estiramientos con cuidado, pero de forma completa: en este tiempo, los ligamentos son mucho más frágiles y hay que evitar movimientos bruscos que puedan dañarlos.

Más sobre: