¿Cómo enfrentarse a un niño que se niega a comer?

Le ofrecemos algunas pistas para dar respuesta a ésta y otras cuestiones básicas sobre la alimentación de los más pequeños

Son algunas de las preguntas que con mayor frecuencia se formulan muchos padres y madres a la hora de ofrecer a sus hijos una alimentación sana y equilibrada. Conozca a continuación la manera de hacerles frente:

¿Cómo conseguir que el niño consuma los alimentos que rechaza?
Es necesario tener paciencia, encontrar el modo y el momento más adecuados, no conviene imponer el consumo de los productos por la fuerza, con amenazas o tensiones, sino en un ambiente agradable y de cordialidad, procurando que la presentación del alimento y la actitud de los padres sea lo más agradable posible. Es importante tener en cuenta que si en la familia se rechaza un producto, los niños lo harán también, y los alimentos considerados festivos, o propios de celebraciones por los padres, serán valorados positivamente por el hijo. No es razonable decirle al niño que le conviene comer un producto cuando los padres no lo consumen. Es más importante lo que se vive que los mensajes verbales.
¿Qué cantidad de fruta y verdura es la más indicada?
Lo deseable es incluir en la dieta al menos dos raciones de frutas y tres de verduras; si el niño no tolera las verduras, hay que intentar que al menos tome 1-2 raciones/día, para poco a poco acercar su consumo al ideal.
¿Qué hacer con un niño inapetente que se niega a comer?
Se debe buscar la causa del problema para tomar las medidas más adecuadas, pero no conviene hacer que el niño coma por la fuerza y que cada comida se convierta en una pesadilla. Esta conducta paterna no es correcta en la formación de unos hábitos alimentarios satisfactorios y puede llevar al niño a padecer obesidad en la etapa adulta, pues se le acostumbra a retrasar la sensación de saciedad y, posteriormente, necesitará cantidades elevadas de alimentos para sentirse satisfecho. Por otra parte, no conviene que los padres muestren inquietud ante la negativa a comer de su hijo, pues esto puede ser detectado por el niño y utilizado como medio para llamar la atención.

Más sobre: