¡Un divertido día en la nieve!

La mayoría de las estaciones de esquí cuentan con instalaciones especialmente diseñadas para los más pequeños como parques infantiles, minipistas, o guarderías

Cada vez son más las familias que eligen como destino la montaña y las estaciones de esquí para pasar sus vacaciones, puentes o fines de semana. Y es que la afición por los deportes de nieve crece año tras año, no sólo entre los adultos sino también entre los más pequeños que, en muchas ocasiones, demuestran mayor destreza que sus papás y mamás a la hora de descender por las pistas.

Sin duda, una buena opción para disfrutar del tiempo de ocio, entre otras cosas, debido a lo saludable que resulta para los niños la práctica de este tipo de actividades: les ayuda a mejorar su psicomotricidad y coordinación, potencia su flexibilidad y fortaleza, su capacidad pulmonar... por no hablar del rato tan agradable y divertido que pasan junto a sus amiguitos y familiares.

Todo ello, eso sí, se deberá desarrollar bajo unas condiciones mínimas de seguridad totalmente imprescindibles y que jamás se deben pasar por alto. En primer lugar, hay que tener en cuenta que, aunque el niño puede empezar a esquiar casi desde que empieza a caminar, la edad recomendada para hacerlo es a partir de los cuatro años. Por otro lado, a pesar de que los padres pueden ofrecer al ‘peque’ una serie de indicaciones, lo ideal es que la formación venga a través de un monitor especializado. Además, ir bien equipado resulta fundamental. Por ello, el niño siempre deberá llevar gafas, guantes, y prendas con tejidos transpirables e impermeables al mismo tiempo. Respecto a los esquís y las botas, es mejor alquilarlas ya que de un año para otro se les suelen quedar pequeñas. De esta forma, el riesgo de golpes, caídas y fracturas (según estudios recientes el número de lesiones graves entre la población infantil en las pistas de esquí se ha ido incrementado progresivamente) será mucho menor.

Y para que los niños disfruten al máximo de un día de nieve, la mayoría de las estaciones (entre ellas Alto Campo, Sierra Nevada, Formigal, Astún, Vallnord, Panticosa, Valdelinares, Boí Taüll, etc) cuentan con instalaciones especialmente diseñadas para ellos: parques infantiles, jardines de nieve con minipistas propias, telebaby (sillas especiales para niños), talleres, incluso, guarderías para que los padres puedan también disfrutar de su hobby con tranquilidad en otras pistas de mayor dificultad. Además, muchas son las estaciones en las que los menores de 5 ó 6 no tienen que pagar por el forfait o que ofrecen un forfait familiar bastante económico. Si quiere conocer todas las ventajas y propuestas de cada una de las estaciones de España, no se pierda este completo Especial que Hola.com le ofrece. Tan sólo tiene que pinchar aquí.

Más sobre: