Al salir de clase

Pequeños problemas cosméticos del 'cole'



Hay varias reglas a la hora de aplicar el producto y hacer el peinado:
  • Conviene estar cómoda, más cuanto más largo sea el cabello, ya que éste es un proceso largo y pesado.
  • Si el niño es muy pequeño, no está de más tener algo con lo que distraerle, como una película, un cuento o similares.
  • Hay que ponerse en un lugar bien iluminado para poder ver bien tanto pelo como cuero cabelludo.
  • Es importante usar un peine de púas muy finas para no dejarse ni un mechón.
  • Hay que poner una toalla al niño sobre los hombros, y separar el pelo mechón a mechón, comenzando por la raíz y llegando hasta la punta.
  • Tras cada pase del peine, es conveniente mojarlo en agua muy caliente.

    ¡Cuidado con el frío!
    La piel de los niños es más frágil que la de los adultos. De ahí que sufra especialmente cuando hace frío. La mejor solución es cubrirla con cremas muy untuosas de efecto lubricante, especialmente en las zonas más expuestas. Durante las épocas más frías, conviene también instalar humidificadores, evitar los cambios bruscos de temperatura, usar jabones neutros e hipoalergénicos, y sustituir los baños por duchas cortas, sin olvidarse de secar la piel a conciencia.

    Y el sol, ¿qué?
    Pero no sólo el frío afecta a la piel infantil: también la radiación ultravioleta. ¿Cómo evitarlo? Es importante educar a los niños en los buenos hábitos solares, enseñándoles la importancia de usar protector solar, llevar gorras, tomar agua con frecuencia y no exponerse a las horas de mayor intensidad lumínica. En los meses más calurosos, no está de más una buena aplicación de un protector específico para ellos con un índice 25 como mínimo.

    Más sobre: