¿Pecho o biberón?

La leche materna es mejor que la artificial, siempre que no existan rechazos por parte de la madre o del niño

Es una de las grandes dudas de muchas madres y, según la opinión de los expertos, el planteamiento no admite dudas. Si se puede elegir entre lactancia materna o lactancia artificial, está demostrado hasta la saciedad que el mejor alimento para el recién nacido es la leche de la madre. Los beneficios de esta última son evidentes y los pediatras siempre la recomiendan, a no ser que existan contraindicaciones explícitas por parte del niño o de la madre (prematuro de muy bajo peso, existencia de malformaciones bucales, pezón invertido, medicación materna incompatible, etc.). En nuestro entorno se sigue recomendando la lactancia materna como la alimentación ideal para los bebés. Desgraciadamente, se ve comprometida por las obligaciones laborales de la madre, su edad avanzada u otras circunstancias y es entonces cuando tenemos que acudir a la lactancia artificial con leches de fórmula, que suplen de forma eficaz y segura la ausencia de leche materna, por lo que no tenemos por qué preocuparnos.

Consejos para la lactancia

  • Al comienzo debéis estar aconsejadas e informadas por vuestro pediatra.
  • La subida de la leche no se produce hasta pasadas 24-48 horas después del parto.
  • Los calostros son un tipo de leche, más espesa y de color amarillo intenso, que se produce al iniciar la lactancia. Mejoran la inmunidad y el buen funcionamiento del aparato digestivo del bebé.

    Más sobre: