Meriendas muy apetitosas

Le proponemos una serie de recetas que, además de ricas y saludables, resultarán realmente atractivas para sus hijos

Los niños necesitan comer con frecuencia porque sus estómagos son pequeños. Por este motivo es importante que realicen a lo largo del día las tres comidas principales (desayuno, comida y cena) y dos secundarias (a media mañana y merienda). Para estas últimas, a veces se tiende a ofrecer a los menores bebidas azucaradas, bollería y dulces, alimentos que debemos intentar evitar en su dieta. Y es que, echándole un poco de imaginación, existen multitud de opciones mucho más sanas e igual de atractivas y sabrosas para ellos. Si no lo cree, no pierda de vista las sugerentes ideas que a continuación le proponemos. ¡Se chuparán los dedos!

Más sobre: