¡Atención a las alergias en la mesa!

El gluten es la sustancia que más intolerancias provoca entre la población infantil

De forma genérica se puede decir que las alergias son respuestas inadecuadas del sistema inmunológico ante una sustancia que normalmente no es dañina. En lo que a nutrición se refiere, las más comunes son las intolerancias hacia los productos lácteos y, de forma más acusada, al gluten. Y es que, según las estadísticas, se estima que en España, de cada 200 personas, hay una que es celíaca. Se trata sobre todo de niños (también afecta a adultos) que no digieren de forma completa esta proteína presente en el trigo, la cebada, el centeno y la avena, la cual actúa como sustancia tóxica sobre la mucosa en el intestino delgado.

Una afección cuyos síntomas más frecuentes son: pérdida del apetito y de peso, diarrea crónica, distensión abdominal, alteraciones del carácter y retraso del crecimiento en el niño. Sin embargo, tanto en los pequeños como en los mayores, los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando su diagnóstico.

Por ello, ante las más mínima duda, conviene eliminar rápidamente el alimento ‘sospechoso’y consultar con el médico. A continuación le proponemos dos ejemplos de recetas para quienes sean alérgicos al gluten o a la leche. ¿La clave? Es sencilla: tan sólo hay que sustituir los ingredientes que causan esa alergia o la intolerancia.

Para alérgicos al gluten:
Tarta de manzana
Para alérgicos a la leche de vaca:
Helado de melocotón

Más sobre: