Entrevista: Victorio & Lucchino nos desvelan sus secretos en el diseño infantil

Los modistos sevillanos presentan prendas muy desenfadadas para niñas

Un ingenio sin límites, que a nadie deja indiferente. Sin duda, son unos de los diseñadores que más personalidad poseen, capaces de sorprender con elegantes creaciones llenas de aires del sur de España y, en concreto, de Sevilla, su tierra natal. Ahora, Victorio & Lucchino, que mostraron hace unos meses en Gaudí su primera colección masculina, han llevado su 'duende' al mercado infantil. Y, con precisión, han creado sus propuestas para niñas.

-¿Cómo y cuándo surge la idea de crear una colección infantil?
Era una necesidad que teníamos en mente y, por fin, la realizamos.
-Si miran al pasado, ¿se imaginaban diseñando ropa para niñas?
Sí. De hecho, a los hijos de nuestros amigos y a nuestros sobrinos les hemos hecho siempre ropa.
-¿Cuáles son las líneas generales de la colección para otoño-invierno 2004-2005?
Absolutamente un mestizaje barroco, en el que intervienen elementos étnicos de la cultura popular, con dibujos y estampados de brocados.
-¿Qué motivos de inspiración han buscado?
Cuando diseñamos, nuestra principal motivación es hacer felices a los demás, y, en el caso de los niños, con más razón.
-¿Ha sido difícil o, más bien, divertido?
Divertido. El amor a nuestro trabajo hace que sea así. En este caso, es como si estuviésemos jugando.
-¿Se distancian mucho estas creaciones de su línea prêt-à-porter para mujer?
Pensamos que, cuando creas, aunque utilices distintos báculos, manifiestas tu verdadero espíritu y sentido estético, que se refleja en todas las líneas y es lo que hace que tengas un sello propio. Por eso, en las colecciones infantiles, mantenemos este espíritu, porque nos consideramos auténticos.
-¿Prima la comodidad o, por el contrario, conseguir un estilo a la última?
Ambas cosas. Lo difícil es combinarlas y crear armonía.
-También habéis lanzado un perfume para niñas, 'Bambina'. ¿Cómo surge esta idea?
El perfume es una manera más de vestir a la persona, y así lo hemos hecho con las niñas. Además, tenemos pensado crear uno para niños.

Más sobre

Regístrate para comentar