Niños en su justa medida

La talla y, sobre todo, el peso, nos darán con el tiempo un índice fiable del estado de salud del pequeño

Para controlar la obesidad de nuestros hijos o evitar que aparezca, debemos seguir unas normas muy simples: cambiar su ritmo de vida recomendándole que abandone o disminuya las actividades sedentarias (ordenador, videojuegos, televisión, etc.) e inculcándole afición al deporte; aumentar el tiempo dedicado al ejercicio; acostumbrarle a que varíe su tipo de alimentación; aficionarle a las dietas hipocalóricas compuestas principalmente de alimentos frescos y naturales, como por ejemplo frutas, verduras, leche, carne y huevos y que incluyan una escasa cantidad de alimentos energéticos, grasas y azúcares; de todos modos, no olvidéis que si el ingreso calórico es escaso y el gasto de calorías es elevado, vuestro hijo no engordará.
  • Talla baja
    Es una de las consultas pediátricas más frecuentes en la actualidad y en nuestro entorno. Una de las causas está en el hecho de que los patrones estéticos actuales inducen a las madres a querer tener hijos altos o muy altos. Sin embargo, éste es uno de los problemas pediátricos que no tiene muchas soluciones. Aunque se viene utilizando la hormona del crecimiento en niños que presentan déficit hormonal, son, afortunadamente, los casos menos frecuentes.
    La mayoría de ellos están condicionados por dos factores: el genético o talla familiar; y los ambientales (nutrición, ausencia de enfermedades que afecten al crecimiento, calidad de vida, ejercicio físico, etcétera). Aunque el niño tenga una talla inferior a la media, si crece tres o más de tres centímetros por año, no es necesario ningún estudio médico. La causa más frecuente de talla baja en nuestro entorno es un cuadro conocido como "Retraso constitucional del crecimiento y la maduración", en el cual, el niño, de constitución frágil y delgada, tardará más en crecer, pero cuando lo hace, generalmente tarde, adquiere una talla normal para la edad adulta.
  • El peso en cifras
    -La primera semana de vida el niño pierde hasta un 5% de su peso al nacer.
    -El primer mes de vida aumenta su peso 30 gramos por día.
    -El primer trimestre aumenta de 20 a 25 gramos por día.
    -A los cinco meses de vida duplica su peso al nacimiento. (Si nació con 3.200 gramos, deberá pesar 6.400 gramos).
    -Al año de vida triplica el peso del nacimiento. (Si nació con 3.200 gramos, deberá pesar 9.400 gr.)
    -Del primer al segundo año aumenta su peso 3 kilos.
    -Desde el segundo año aumenta de peso dos kilos por año.
  • La talla en cifras
    -El aumento de estatura debe ser un proceso continuo, pero es irregular. Hay épocas de crecimiento acelerado y épocas de crecimiento más lento.
    -El primer año de vida, el niño crece dos centímetros por mes.
    -El segundo año de vida el niño crece un centímetro por mes.
    -La talla a los dos años es la mitad de la del adulto (si el niño mide 90 centímetros a los dos años es muy probable que llegue a medir 180 centímetros al final del crecimiento).
    -La velocidad de crecimiento del niño a partir de los dos años de edad es de tres a seis centímetros por año.

    Más sobre: